top of page

La presoterapia es un sistema de compresión para combatir la retención de líquidos. Mejora la circulación de la sangre para el tratamiento de problemas físicos como el cansancio, inflamación y sobrepeso y en temas estéticos evita la flacidez y disminuye el aspecto de la piel de naranja. ​

Además de mejorar la circulación, al perder tensión en los músculos, brinda un cuerpo más relajado y una sensación de bienestar.

Presoterapia

presoterapia.jpg
Bailando en casa

¿Cómo funciona?​

Consiste en presionar áreas específicas del cuerpo. El usuario se pone una especie de botas, mangas o faja en la zona abdominal que se va inflando hasta producir un efecto de presión regulada que favorece la circulación sanguínea y el flujo linfático.​

Esta presión está diseñada para tratar diferentes imperfecciones que se alojan en la piel, consiguiendo localizar las concentraciones de grasa y disolverlas. De esta manera, se consigue una piel más firme, tersa y libre de grasas. ​

Zonas de Aplicación​

Torso, brazos, muslos y piernas.​

¿Cuántas sesiones se deben realizar?​

Entre 10 y 12 sesiones el primer mes serán suficientes para conseguir resultados visibles. Posteriormente disminuimos la frecuencia de 8 a 10 sesiones por mes para llegar a un mantenimiento de 6 a 8 sesiones mensuales. ​

¿Cuánto dura cada sesión?​

Promedio de 30 a 45 minutos.​

¿Qué se siente?​

Una pequeña presión y un relajante masaje en las zonas tratadas, es un tratamiento no invasivo e indoloro, que no requiere tiempo de recuperación. ​

¿Cuándo se notan los resultados?​

Aunque depende mucho de la persona y su situación, hacia la mitad del tratamiento, es decir, en la 4ª o 5ª sesión, se empiezan a notar los primeros resultados.​

¿Qué se debe hacer tras el tratamiento?​

Para que los resultados se mantengan, se recomienda realizar ejercicio periódicamente y mantener una dieta equilibrada evitando el alcohol, la sal y grasas en abundancia. La toma de líquidos como el agua, ayudará para mejores resultados. ​

bottom of page